Real Decreto-ley 28/2018, de 28 de diciembre, para la revalorización de las pensiones públicas y otras medidas urgentes en materia social, laboral y de empleo.
El pasado 29 de diciembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado, el RDL para la revalorización de las pensiones públicas y otras medidas urgentes. Éste, sin embargo, está pendiente de “convalidación” por parte del Congreso (todo Real Decreto debe ser convalidado por el Congreso de los Diputados quien en el plazo de 30 días desde su promulgación deberá pronunciarse expresamente sobre su convalidación o derogación (art. 86 CE)).

El Real Decreto-Ley tiene como objeto, por un lado, la revalorización de las pensiones y otras prestaciones públicas para el 2019, así mismo introduce novedades en cotización y prestaciones del colectivo de autónomos y también en materia de cotizaciones de empleados del hogar.

A continuación, les relacionamos las principales novedades.

  1. Pensiones y ayudas públicas

Incremento:

Las pensiones abonadas por el sistema de la Seguridad Social, en su modalidad contributiva, así como de Clases Pasivas del Estado, experimentarán en 2019 un incremento del 1,6 por ciento respecto del importe que habrían tenido en 2018 si se hubieran revalorizado en el mismo porcentaje que el valor medio de la variación porcentual interanual del Índice de Precios al Consumo de cada uno de los meses desde diciembre de 2017 hasta noviembre de 2018, expresado con un decimal, que en 2018 es del 1,7 por ciento.

Límite máximo:

El límite máximo establecido para la percepción de pensiones públicas para 2019 será de 2.659,41 euros mensuales (en 2018 era de 2.580,13 euros mensuales) o 37.231,74 euros anuales (en 2018 era de 36.121,82 euros).

Mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones:

Los perceptores de pensiones del sistema de la Seguridad Social y de Clases Pasivas que hayan sido revalorizadas en 2018, recibirán, antes de 1 de abril de 2019 y en un único pago, una cantidad equivalente a la diferencia entre la pensión percibida en 2018 y la que hubiera correspondido de haber aplicado a dichas pensiones el incremento que ha experimentado el valor medio de la variación porcentual interanual del índice de Precios al Consumo habida en cada uno de los meses desde diciembre de 2017 hasta noviembre de 2018, expresado con un decimal y que ha sido del 1,7 por ciento.

A estos efectos, el límite de pensión pública durante el año 2018 será de 2.617,53 euros mensuales o 36.645,47 euros anuales

  1. Cotización a la Seguridad Social

Tope máximo y mínimo de cotización:

  1. El Tope máximo de la base de cotización al Régimen General de la Seguridad Social para el ejercicio 2019 se establece en 4.070,10 euros/mes (en 2018 era de 3.803,70 euros/mes).
  2. La base mínima de cotización al Régimen General de la Seguridad Social para el ejercicio 2019 se establece en 1.050 euros/mes (en 2018 era de 858,60 euros/mes)

Bases y tipos de cotización en el Régimen Especial de los Empleados de Hogar:

A partir de 1/1/2019 las bases de cotización serán las siguientes:

a) Contingencia comunes y profesionales:

 

A los efectos de la determinación de la retribución mensual el importe percibido mensualmente deberá ser incrementado con la parte proporcional de las pagas extraordinarias.

b) Continúa manteniéndose en el ejercicio 2019 para los empleadores que hayan contratado, bajo cualquier modalidad contractual, y dado de alta en el Régimen General a un empleado de hogar a partir del 1/1/2012, siempre que el empleado no hubiera figurado en alta en el Régimen Especial de Empleados de Hogar a tiempo completo, para el mismo empleador, dentro del período comprendido entre 2/8/2011 y el 31/12/2011, la reducción del 20 por 100 en la aportación empresarial por contingencias comunes. Esta reducción se ampliará con una bonificación de hasta el 45 por 100 para familias numerosas, de acuerdo con lo previsto en el artículo 9 de la Ley 40/2003, de 18 de noviembre, de protección a familias numerosas.

      c) Al igual que en el ejercicio anterior, estos beneficios a la Seguridad Social a cargo del empleador, no serán de aplicación en los supuestos en que los empleados de hogar que presten sus servicios durante menos de 60 horas mensuales por empleador, asuman el cumplimiento de las obligaciones en materia de encuadramiento, cotización y recaudación en dicho sistema especial, de acuerdo con lo establecido en la disposición adicional vigésima cuarta de la Ley General de la Seguridad Social.

Actualización de las bases mínimas y otros límites de cotización de los trabajadores por cuenta propia en el sistema Seguridad Social.

Durante el año 2019, las cuantías de las bases mínimas de cotización de este Régimen Especial se incrementarán en un 1,25 por ciento respecto de las vigentes en el año 2018, estableciéndose la cuantía de la base mínima aplicable con carácter general en 944,40 euros mensuales (en el 2018 era 932,70 euros/mes).

– La base de cotización para los trabajadores autónomos que a 1/1/2019 sean menores de 47 años de edad (igual que en 2018), será la elegida por éstos dentro de los límites comprendidos entre las bases mínima y máxima.

– Igual elección podrán efectuar los que en esa fecha tengan 47 años y su base de cotización en el mes de diciembre de 2018 haya sido igual o superior a 2.052,00 euros mensuales, o causen alta en este Régimen Especial con posterioridad a la citada fecha (frente a los 2.023,50 euros mensuales de 2018). En otro caso su base máxima de cotización será de 2.077, 80 euros mensuales.

– Los trabajadores autónomos que, a 1/1/2019, tangan 47 años de edad, si su base de cotización fuera inferior a 2.052,00 euros mensuales (en 2018 era de 2.023,50 euros mensuales) no podrán elegir una base de cuantía superior a 2.077,80 euros mensuales (frente a 2.052,00 del año 2018), salvo que ejerciten su opción en tal sentido antes del 30/6/2019, lo que producirá efectos a partir del 1 de julio del mismo año, o que se trate del cónyuge supérstite del titular del negocio que, como consecuencia del fallecimiento de éste, haya tenido que ponerse al frente del mismo y darse de alta en este régimen con 47 años de edad, en cuyo caso no existirá dicha limitación.

– La base de cotización para los trabajadores autónomos que a 1/1/2019 tengan cumplida la edad de 48 años o más estará comprendida entre 1.018,50 y 2.077,80 euros/mes (en 2018 eran 1.005,90 y 2.052,00 euros/mes), salvo que se trate del cónyuge supérstite del titular del negocio que, como consecuencia del fallecimiento de éste, haya tenido que ponerse al frente del mismo y darse de alta en este régimen con 45 o más años de edad, en cuyo caso la elección de bases estará comprendida entre 944,40 y 2.077,80 euros/mes (en 2018 eran 932,70 y 2.052,00 euros/mes).

– No obstante, la base de cotización de los trabajadores autónomos que con anterioridad a los 50 años hubieran cotizado en cualquiera de los regímenes del sistema de la Seguridad Social 5 o más años, tendrán las siguientes cuantías:

a) Si la última base de cotización hubiera sido igual o inferior a 2.052,00 euros/mes (En 2018 2.023,50 euros/mes), se cotizará por una base comprendida entre 944,40 y 2.077,80 euros/mes (en 2018 era entre 932,70 y 2.052,00 euros/mes).

b) Si la última base de cotización hubiera sido superior a 2.052,00 euros/mes (En 2018 era de 2.023,50 euros/mes), se cotizará por una base comprendida entre 944,40 euros/mes y el importe de aquélla incrementado en un 7,00 por 100 , con el tope de la base máxima de cotización (en 2018 estaba comprendida entre 932,70 euros/mes y el importe de aquélla incrementado en un 1,40 por 100).

– Los trabajadores autónomos que, en razón de su trabajo por cuenta ajena desarrollado simultáneamente, hayan cotizado en 2019, respecto de contingencias comunes en régimen de pluriactividad y teniendo en cuenta tanto las aportaciones empresariales como las correspondientes al trabajador en el régimen de Seguridad Social que corresponda por su actividad por cuenta ajena, así como las efectuadas en el Régimen Especial, por una cuantía igual o superior a 13.822,06 euros (12.917,37 euros en el 2018) tendrán derecho a una devolución del 50 por ciento del exceso en que sus cotizaciones ingresadas superen la mencionada cuantía, con el tope del 50 por ciento de las              cuotas ingresadas en el régimen especial en razón de su cotización por las contingencias comunes.

– Para los trabajadores autónomos que en algún momento del año 2018 y de manera simultánea hayan tenido contratado a su servicio un número de trabajadores por cuenta ajena igual o superior a 10, la base mínima de cotización queda fijada en 1.214,10 euros mensuales (En 2018 era 1.199,10 euros mensuales).

– Los trabajadores autónomos incluidos en este Régimen especial, al amparo de lo establecido en el artículo 305.2.b) y e) del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, a excepción de aquellos que causen alta inicial en el mismo, durante los 12 primeros meses de su actividad a contar desde la fecha de efectos de dicha alta, tendrán una base mínima de cotización de cuantía fijada para el año 2019 en 1.214,10 euros mensuales ( En 2018 base mínima de cotización igual a la prevista como base mínima para los trabajadores encuadrados en el grupo de cotización 1 del Régimen General fijada para el año 2018 en 1.199,10 euros/mes).

Tipos de cotización en el Régimen Especial de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos.

En el Régimen Especial de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, los tipos de cotización serán, a partir del 1 de enero de 2019, los siguientes:

a) Para las contingencias comunes, el 28,30 por ciento.

b) Para las contingencias profesionales, el 0,9 por ciento, del que el 0,46 por ciento corresponde a la contingencia de incapacidad temporal y el 0,44 a la de Incapacidad permanente, muerte y supervivencia.

c) Por cese de actividad, el 0,7 por ciento.

d) Por formación profesional el 0,1 por ciento.

Aumento progresivo de los tipos de cotización aplicables por contingencias profesionales y por cese de actividad de los trabajadores autónomos incluidos en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos y en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar.

Los tipos de cotización por contingencias profesionales y por cese de actividad de los trabajadores autónomos incluidos en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos y en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar se ajustarán a la siguiente escala:

a) Para la cotización por contingencias profesionales:

En el año 2020, el tipo de cotización será el 1,1 por ciento.

En el año 2021 el tipo de cotización será el 1,3 por ciento.

A partir del año 2022, el tipo de cotización será el que se establezca con carácter definitivo para ambos regímenes especiales en la respectiva Ley de Presupuestos Generales del Estado.

No obstante ello, y de conformidad con lo dispuesto en el artículo 8, cuando a los trabajadores autónomos del Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar les resulte de aplicación por razón de su actividad un coeficiente reductor de la edad de jubilación, la cotización por contingencias profesionales se determinará de conformidad con el tipo más alto de los fijados en la tarifa de primas establecida en la disposición adicional cuarta de la Ley 42/2006, de 28 de diciembre, en la redacción dada por este real decreto-ley, siempre y cuando el establecimiento de dicho coeficiente reductor no lleve aparejada una cotización adicional por tal concepto.

b) Para cese de actividad:

En el año 2020, el tipo de cotización será el 0,8 por ciento.

En el año 2021 el tipo de cotización será el 0,9 por ciento.

A partir del año 2022, el tipo de cotización será el que se establezca con carácter definitivo para ambos regímenes especiales en la respectiva Ley de Presupuestos Generales del Estado.

 

  1. Suspensión del sistema de reducción de las cotizaciones por contingencias profesionales por disminución de la siniestralidad laboral (Bonus)

 

Se suspende la aplicación del sistema de reducción de las cotizaciones por contingencias profesionales a las empresas que hayan disminuido de manera considerable la siniestralidad laboral, prevista en el Real Decreto 231/2017, de 10 de marzo, para las cotizaciones que se generen durante el año 2019.

Esta suspensión se extenderá hasta que el Gobierno proceda a la reforma del Real Decreto 231/2017, que deberá producirse a lo largo del año 2019.

  1. Seguridad Social de las personas que desarrollan programas de formación y prácticas no laborales y académicas

La realización de prácticas formativas en empresas, instituciones o entidades incluidas en programas de formación incluyan, la realización de prácticas no laborales en empresas y la realización de prácticas académicas externas determinará la inclusión en el sistema de la Seguridad Social de las personas que realicen las prácticas indicadas, aunque no tengan carácter remunerado.

Las indicadas prácticas comprenden las realizadas tanto por alumnos universitarios de titulaciones oficiales de grado y master, como por alumnos de formación profesional de grado medio o superior.

Dichas personas quedarán comprendidas en el Régimen General, como asimilados a trabajadores por cuenta ajena.

  1. Opción por una mutua colaboradora con la Seguridad Social de trabajadores del Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos que hubieran optado inicialmente por una entidad gestora

Los trabajadores incluidos en el ámbito de aplicación del Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos incorporados a dicho régimen especial con anterioridad al 1 de enero de 1998 y que, de acuerdo con la disposición transitoria vigésima novena del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, hubieran optado por mantener la protección por la prestación económica por incapacidad temporal con la entidad gestora, en el plazo de tres meses a partir del 1 de enero de 2019 deberán optar por una mutua colaboradora de la Seguridad Social, opción que deberá efectuarse en los términos previstos en el artículo 83.1.b) de dicho texto refundido surtiendo efectos desde el 1 de junio de 2019.

En tanto se produzca dicha opción, seguirá gestionando la prestación por cese de actividad de dichos trabajadores autónomos el Servicio Público de Empleo Estatal y Página 12 de 14

las contingencias profesionales serán cubiertas por el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

  1. Extinción de la colaboración voluntaria de las empresas en la gestión de la Seguridad Social

Las empresas que, a 31 de diciembre de 2018, estuvieran acogidas a la modalidad de colaboración regulada en el artículo 102.1.b) del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social (Incapacidad Temporal derivada de enfermedad común o accidente no laboral), cesarán en dicha colaboración con efectos de 31 de marzo de 2019, debiendo proceder, en el plazo de los 3 meses siguientes al cese, a efectuar la liquidación de las operaciones relativas a la colaboración.

No obstante lo señalado en el párrafo anterior, respecto de los procesos de incapacidad temporal derivados de enfermedad común y accidente no laboral que se hallen en curso a la fecha de cese, la responsabilidad del pago del subsidio derivado de los mismos seguirá correspondiendo a la empresa colaboradora hasta la fecha de extinción de la incapacidad temporal o, en su caso, de la prolongación de sus efectos económicos, sin que, en tales supuestos, pueda la empresa compensarse en las correspondientes liquidaciones de las cotizaciones a la Seguridad Social.

Las empresas que cesen en la modalidad de colaboración prevista en el artículo 102.1.b) del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, en los términos establecidos en el primer párrafo del apartado anterior, podrán optar por formalizar la protección de la prestación económica por incapacidad temporal derivada de enfermedad común y accidente no laboral con una mutua colaboradora con la Seguridad Social, de conformidad con lo establecido en el artículo 83.1.a), párrafos segundo y tercero de dicha norma legal, debiendo ejercitar dicha opción antes del 1 de abril de 2019.

  1. Jubilación obligatoria convencional

 

Se reinstaura la capacidad de los convenios colectivos de establecer jubilaciones obligatorias por edad.

En este sentido, se modifica la disposición adicional décima del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, que queda redactada en los siguientes términos:

“Los convenios colectivos podrán establecer cláusulas que posibiliten la extinción del contrato de trabajo por el cumplimiento por parte del trabajador de la edad legal de jubilación fijada en la normativa de Seguridad Social, siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

a) El trabajador afectado por la extinción del contrato de trabajo deberá cumplir los requisitos exigidos por la normativa de Seguridad Social para tener derecho al cien por ciento de la pensión ordinaria de jubilación en su modalidad contributiva.

b)La medida deberá vincularse a objetivos coherentes de política de empleo expresados en el convenio colectivo, tales como la mejora de la estabilidad en el empleo por la transformación de contratos temporales en indefinidos, la contratación de nuevos trabajadores, el relevo generacional o cualesquiera otras dirigidas a favorecer la calidad del empleo.”

  1. Principales modificaciones introducidas en el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social

El incremento en la intensidad de protección que este Real Decreto-Ley supone motiva la necesidad de adoptar medidas tendentes a incrementar en nivel de ingresos del sistema al objeto de soportar el incremento de gasto que ello supone, reforzando a tal efecto su necesario equilibrio financiero. Un ejemplo de estas mejoras es que se van a revalorizar las pensiones públicas en mayor cuantía que la que habría correspondido de conformidad con la normativa anterior.

Colectivo trabajadores autónomos:

Se incorpora de un modo obligatorio la totalidad de las contingencias que hasta el momento tenían carácter voluntario, como la protección por cese de actividad y las contingencias profesionales.

Se mejora la intensidad algunas de las coberturas de este colectivo:

  • La protección por cese de actividad, en la que se duplica el período de percepción de su abono respecto del previsto hasta ahora (Antes 12 meses ahora 24 meses).
  • En la situación de incapacidad temporal con derecho a prestación económica, transcurridos 60 días en dicha situación desde la baja médica, corresponderá el pago de las cuotas, por todas las contingencias, a la mutua colaboradora con la Seguridad Social, a la entidad gestora o, en su caso, al servicio público de empleo, con cargo a las cuotas por cese de actividad.-
  • Extensión a los trabajadores por cuenta propia agraria de los beneficios en la cotización de la tarifa plana de los trabajadores autónomos establecidos en los artículos 31 y 32 de la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo autónomo.

Contratos temporales:

 Se introducen medidas para luchar contra la precariedad en el empleo, y más concretamente contra el abuso en la celebración de contratos temporales de corta duración. En este sentido, se equipará la protección social de los trabajadores que suscriben este tipo de contratos con quienes han podido suscribir un contrato de trabajo con una duración más amplia y, por otro lado, incrementar las cotizaciones en estos contratos.

A tal efecto, se modifica el artículo 151 de la Ley General de la Seguridad Social, de manera que los contratos temporales cuya duración efectiva sea igual o inferior a 5 días, la cuota empresarial a la Seguridad Social por contingencias comunes se incrementa en un 40 por ciento. Dicho incremento no es de aplicación a los trabajadores incluidos en el Sistema Especial de trabajadores por cuenta ajena agrarios.

Se crea un nuevo artículo 249 bis en la LGSS, para aplicar a los días efectivamente trabajados y cotizados un “coeficiente de temporalidad”, que se corresponde con el incremento en la y que permite al trabajador reunir un mayor número de días en alta para el acceso a las prestaciones del sistema de la Seguridad Social. En concreto en los contratos de 5 o menos días se considerará a esos efectos cada día de trabajo como 1,4 de cotización.

Seguridad Social de las personas que desarrollan programas de formación y prácticas no laborales y académicas:

Se determina su inclusión en el mismo, dentro del Régimen General de la Seguridad Social, como asimiladas a trabajadores por cuenta ajena, para poner fin a su situación de desprotección.